Introducción

Honestidad, austeridad republicana y buen gobierno 

Nos comprometimos a construir un gobierno al servicio de todas y todos los que habitamos en esta ciudad con base en los principios de honestidad, austeridad y buen gobierno. Hoy, ocho meses después de haber iniciado nuestra gestión, confirmamos que hemos tomado acciones concretas para cumplir con ello. 

La austeridad es efectiva: eliminamos privilegios y terminamos con los “moches”. Operamos un nuevo modelo de adquisiciones: ponemos la información en manos de todos, profesionalizamos a los compradores, cambiamos la normativa y generamos herramientas tecnológicas que reducen costos y garantizan la transparencia. Reorientamos el gasto público para mejorar la vida de las personas que más lo necesitan: no creamos ni incrementamos los impuestos, aumentamos la inversión pública en proyectos de mantenimiento y ampliación de servicios básicos, como el agua, mejoramos los ingresos de las y los trabajadores del Gobierno de la Ciudad, y corregimos irregularidades en las plazas. Garantizamos mecanismos directos de participación y escucha ciudadana: generamos mecanismos de injerencia en las decisiones de gobierno, restablecimos la democracia y la libertad de expresión y reunión, y refrendamos que el uso de la fuerza no tendrá cabida en nuestro gobierno.

En estos primeros meses de administración, hemos trabajado ardua e incansablemente para regresar a la ciudad a un camino de honestidad y de entrega en el servicio público; hacia una Ciudad Innovadora y de Derechos. 

Austeridad y buen gobierno 

Nos comprometimos a restableceremos la austeridad republicana y para ello hemos sido firmes en la promesa que hicimos de acabar con los privilegios de los altos funcionarios y la corrupción a través de varias acciones.

Con el objetivo de privilegiar el interés público y construir una administración con transparencia y honestidad, eliminamos los seguros de gastos médicos mayores privados, viáticos y gastos de representación de los funcionarios públicos. Lo anterior representó un ahorro para la ciudad de más de 211 millones de pesos; más del 95% debido a la eliminación de gastos médicos.

Se cancelaron las escoltas de todos los funcionarios públicos y, en su lugar, los elementos fueron orientados al cuidado del pueblo, 1,400 policías que acompañaban a exfuncionarios y a otras personas que no pagaban por el servicio, fueron incorporados a las labores de la policía preventiva y los vehículos blindados se trasladaron a la Secretaría de Seguridad Ciudadana. La única excepción al retiro de escoltas fueron aquellas destinadas a los titulares de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de la Procuraduría General de Justicia que, por su trabajo, requieren de protección especial.

Recortamos todas las plazas que no fueran necesarias y que únicamente generaban altos costos para el gobierno y para la sociedad. Las plazas de altos puestos de gobierno fueron disminuidas y desaparecimos aquellas creadas para pagar favores políticos y asesorías por honorarios. 

Adicionalmente, se examinaron cuidadosamente los puestos de estructura y por honorarios. En el primer caso, se revisaron todas y cada una de las plazas con el fin de identificar aquellas con funciones duplicadas, sin impacto o sin justificación. Con ello, se suprimieron 1,712 plazas con una reducción de la estructura gubernamental de más del 15% y un ahorro de cerca de 600 millones de pesos. El proceso implicó pasar de 99 a 92 unidades administrativas, reducir 24% las plazas con nivel subsecretaría, 20% las direcciones generales y 10% los puestos directivos. En lo que compete a puestos por honorarios, el presupuesto asignado a su contratación en el gobierno central disminuyó en 31% respecto a 2018, lo cual significó un ahorro para la ciudad de alrededor de 524 millones de pesos en términos reales.

A partir de estos ahorros, se pudo dar viabilidad financiera a la creación de diversas instituciones y se fortalecieron estructuras operativas de organismos que brindan servicios públicos. Entre estos se encuentran los Puntos de Innovación, Libertad, Arte, Educación y Saberes (PILARES) y el C5. Otras actividades al servicio de la comunidad también contaron con recursos adicionales: los proyectos de reconstrucción de las viviendas dañadas por el sismo del 19 de septiembre de 2017; los mecanismos de detección y atención a fugas de agua, la contratación de policías y la provisión de apoyos especiales para médicos especialistas y licenciadas en enfermería. 

Nuevo modelo integral de adquisiciones 

Los mecanismos para hacer compras públicas es un tema que ha recibido la mayor atención en este primer año de gestión. En administraciones anteriores los procesos de adquisiciones gubernamentales se realizaban mediante procedimientos opacos, propensos a la corrupción y que terminaban por proveer a la ciudad de servicios deficientes y muy costosos. 

Con miras a cambiar radicalmente esta situación, el actual Gobierno de la Ciudad desarrolló un modelo integral de adquisiciones, el cual ha contado con el apoyo y acompañamiento de instituciones internacionales, como el Banco Interamericano de Desarrollo. 

Esta nueva estrategia de compras públicas para la Ciudad de México se centra en cuatro ejes: 

El Gobierno de la Ciudad inició la implementación de un sistema electrónico de compras públicas que permite transparentar y gestionar las decisiones de compra de inicio a fin. En este primer año, en colaboración con la Agencia Digital de Innovación Pública, se desarrolló el Tianguis Digital, un instrumento que pretende expandir sus funcionalidades en los próximos años para convertirse en el sistema que asegure la integridad del nuevo modelo de contrataciones públicas.

Esta medida va de la mano con un registro más ágil de proveedores a través del Tianguis Digital. En unos cuantos meses contamos ya con un padrón de 5,350 registrados, es decir, 220% más que en diciembre pasado.

En coordinación con la Escuela de Administración Pública, la Contraloría General y el CIDE, en junio inició la primera capacitación en buenas prácticas de contratación, para 90 responsables de decisiones de compra de 71 entidades públicas de la ciudad. 

Se realiza un monitoreo permanente de las contrataciones públicas, y se incrementa la adopción de buenas prácticas en la materia. Entre las acciones que se han emprendido, destaca el ejercicio de una mejor planeación de las compras, que garantiza procedimientos más eficientes, transparentes y competitivos. Prueba de lo anterior se encuentra en la reducción, de un 30% mensual, de las compras por adjudicación directa. En contraste con la administración pasada, 2018, donde 70% del total de las adquisiciones públicas se realizaron por adjudicación directa.

A partir del nuevo modelo de compras se han generado importantes ahorros. En comparación con el año pasado, éstos provienen principalmente de contratos consolidados. Entre los ejemplos más notables, se puede mencionar la contratación de seguros de todo tipo para el Gobierno de la Ciudad, como los seguros de automóviles que pertenecen a las entidades y dependencias metropolitanas, el seguro de vida institucional, el retiro colectivo y el seguro de accidentes personales escolares. Conservando sus coberturas anteriores, se consiguieron precios menores a los estipulados en 2018, obteniendo como resultado un ahorro de 300 millones de pesos. Se logró la adquisición de las computadoras para los PILARES a un precio unitario 31% menor respecto a 2018, lo cual se tradujo en un ahorro de más de 5 mil 500 pesos por cada una con características técnicas similares a las compradas con anterioridad y con un ahorro total de más de 40 millones de pesos. 

En la contratación del servicio consolidado de fotocopiado, los precios disminuyeron 43% en blanco y negro y 45.9% a color, obteniendo un ahorro de 128 millones por los tres años que tendrá vigencia el contrato.

Se adquirieron 93 camionetas para el Programa Prioritario de Atención a Fugas (SACMEX) 2019, en el que se logró un ahorro de 21 millones de pesos, lo que representa un ahorro del 26% del gasto originalmente previsto para este proyecto.

Los ahorros conseguidos con el nuevo modelo de compras han permitido ampliar la inversión en áreas prioritarias: transporte público, mejoramiento de vivienda, construcción de nuevos planteles de educación superior y apoyos para la compra de útiles y uniformes escolares. Con ellos, se creó el programa Mejor Escuela y nos hemos convertido en la administración con el mayor presupuesto de la historia de la ciudad para mejorar la infraestructura de agua y drenaje. 

Eliminación de gastos innecesarios 

Diversas unidades responsables de gasto decidieron no contratar servicios innecesarios por un monto de 856.7 millones de pesos. Entre los superfluos que fueron eliminados se cuentan: la contratación de servicios que pueden realizar las mismas entidades de gobierno; los servicios que pueden negociarse como beneficios adicionales en otros contratos; y, la eliminación de tareas que duplicaban la operación administrativa. 

Solo en la Secretaria de Administración y Finanzas se logró un ahorro de 751.5 millones de pesos producto de la supresión de contratos de consultoría para la plataforma de comunicaciones y gobernanza de datos; los servicios de fletes y maniobras; el traslado de documentación; la producción de spots, además de asesoría legal y fiscal. El Fondo Mixto de Promoción Turística decidió no contratar con el servicio de carros equipajeros y pantallas en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México que se contrataba cada año desde 2016, por un monto de 100 millones de pesos, para promocionar la marca “CDMX”. También la Secretaria de Desarrollo Económico descartó la necesidad de arrendar autos con un ahorro de 3.3 millones de pesos. 

Las unidades responsables del gasto de la administración pública de la ciudad han acordado precios hasta 30% menores a los de 2018 en la compra de bienes y servicios destinados a su operación administrativa. Algunos ejemplos ilustran los ahorros logrados:

Se ha logrado mejorar la calidad en la compra de bienes y servicios destinados a proyectos, con importantes reducciones de precios respecto de 2018. En el primer semestre de este año, la Planta Productora de Mezclas Asfálticas produjo 233 mil toneladas, 5.4% más que en todo 2018 (221,000 toneladas) y con ahorros de hasta 86 millones de pesos. En la compra de materia prima (piedra volcánica, asfalto y aditivo) se obtuvieron ahorros en precios unitarios por 80.3 millones de pesos en comparación con el año anterior. Además, se sustituyó 15% del material pétreo con material reciclado, lo que contribuye a la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero y partículas suspendidas, de lo que han resultado ahorros de hasta 6 millones de pesos.

Reasignación  del presupuesto y transparencia 

El presupuesto aprobado para la Ciudad de México en 2019 creció 3.2% respecto a 2018, pasando de 226 mil 851.9 millones de pesos a 234 mil 016.3, con miras a dotar mayor dinamismo a la economía y de proveer mejores servicios a la ciudad. Comparado con 2018, incrementamos en términos reales la inversión pública en 32%, pasando de cerca de 29 mil millones de pesos a poco más de 40 mil. En su mayoría, los recursos fueron destinados a proyectos prioritarios como agua, drenaje, movilidad y PILARES, entre otros. Por ejemplo, entre 2018 y 2019, el presupuesto de las entidades de transporte pasó de casi 22 millones de pesos a más de 24; por su parte, SACMEX, de contar con 13 mil 617 millones de pesos pasó a 17 mil 063.8; educación, ciencia, tecnología e innovación creció un 30%, y obras y servicios 32.5%. 

La fórmula para asignar recursos a las alcaldías se modificó con el fin de dar claridad y transparencia a los criterios de asignación de los recursos fiscales y participaciones federales. El Decreto de Presupuesto de Egresos para el Ejercicio Fiscal 2019, publicado el 31 de diciembre de 2018, incluyó una nueva fórmula para distribuir las participaciones federales que toma en cuenta las necesidades de gasto de las alcaldías y sus características. De esta manera, se eliminaron las distorsiones que se presentaban en la asignación presupuestal en ejercicios fiscales anteriores y se cumplió con el compromiso de aumentar los montos asignados. El presupuesto de las alcaldías creció 5.5%.

Gracias a los ahorros generados, durante el primer año de esta administración se incrementaron los salarios de los trabajadores de base y de nómina por encima de la inflación. Para los 230 mil trabajadores de base y de nómina 8, el incremento directo al salario fue de 4.3%, más 2.5% en prestaciones. A 84 mil 300 policías se les otorgó un incremento salarial del 9%. Adicionalmente, los casi 20 mil trabajadores que ganaban menos del salario mínimo tuvieron un aumento superior al resto. En su conjunto, estos incrementos representan el mayor incremento salarial para los trabajadores de la ciudad en la última década; es mayor a lo planteado inicialmente en las negociaciones sindicales y está por encima de los aumentos a nivel nacional.

El actual Gobierno de la Ciudad de México ha asegurado los derechos laborales de sus trabajadores. Lo anterior se ha logrado a través de un amplio conjunto de acciones, entre las cuales sobresalen la inclusión del personal en las políticas de gobierno, respetando la autonomía sindical y la dignidad de los trabajadores, y la abolición del maltrato y el acoso laboral en diversos organismos; en particular, en el Heroico Cuerpo de Bomberos. 

En el mismo sentido, para mejorar la gestión y función pública, esta administración se dio a la tarea de corregir irregularidades encontradas en la asignación de plazas laborales. Se detectaron y eliminaron malas prácticas como la creación de plazas sin sustento, las transformaciones de las mismas para otorgar salarios más altos sin procesos de escalafón auditables, la basificación de puestos sin cumplir los requisitos estipulados y la existencia de un número excesivo de personas comisionadas. Algunos ejemplos de acciones emprendidas son la congelación de 60 plazas de nivel técnico operativo que se habían creado para beneficiar a familiares y amigos de exfuncionarios; la cancelación de la basificación de 25 por ser improcedentes y que fueron autorizadas un día antes de terminar la anterior administración, y las medidas para mejorar el control de las comisiones sindicales, las cuales se han reducido en promedio 65% al mes, respecto a 2018.

Para impulsar y garantizar el funcionamiento del Sistema Anticorrupción, se presentó una iniciativa al Congreso que termina con el reparto de cuotas a partidos y a grupos, y disminuye el costo del sistema al erario. Asimismo, se elaboró el modelo del Sistema, integrado por cinco componentes: el mecanismo efectivo de recepción de quejas y denuncias, esquemas diversos de supervisión, investigación eficaz y efectiva, sistema de consecuencias y grupo asesor externo. Actualmente, el Gobierno de la Ciudad se encuentra trabajando en el diseño de la herramienta tecnológica para la operación de este modelo, el cual permitirá la captación de quejas y denuncias con motivo de posibles irregularidades cometidas por personal de la policía.

El Gobierno de la Ciudad ha garantizado la presentación anual de las declaraciones patrimoniales públicas de todos sus funcionarios. En cumplimiento con lo anterior y en el marco de la transparencia, desde los primeros días, los funcionarios de alto nivel presentaron su declaración 3de3 y se habilitó un sitio en donde se publicaron 81 mil 400 declaraciones patrimoniales y de intereses. 

Se ha hecha efectiva la promesa de no realizar aumentos a los impuestos y derechos en términos reales. 

Se terminó el abuso en el pago de derechos, multas e impuestos, la violación a los usos de suelo, así como con la privatización del espacio público.

Los impuestos y derechos de predial y agua disminuyeron. Se puso fin a los incrementos injustos en el impuesto predial que se hicieron en los últimos tres años en las zonas de mayor pobreza de la ciudad. Para ello, se identificaron 92 áreas de valor, distribuidas en 541 polígonos y 10 alcaldías, y se ajustaron 307 mil cuentas. Más aún, este beneficio de cancelación de adeudos se extendió a todos los habitantes de la capital.

Al mismo tiempo, el Gobierno de la Ciudad ha ofrecido a los contribuyentes la posibilidad de obtener una reducción de entre 5 y 8% en los impuestos de predial y agua, por pago anual anticipado. Tan sólo en 2019, ello supuso la condonación de 577 millones de pesos a 982 mil contribuyentes. 

Finalmente, en la búsqueda de regularizar los adeudos, se puso en marcha el programa Ponte al Corriente que condona deudas, multas fiscales, recargos y gastos de ejecución de 2013 y años previos; incluso, las contribuciones pendientes y su actualización de los años 2014 a 2019.  Al 31 de julio se habían puesto al corriente 683 mil 488 cuentas, a las que se les habían condonado 734.5 millones de pesos, sin embargo, se espera que dichas cifras incrementen hasta que concluya la vigencia del programa el próximo 2 de septiembre. 

Tal como se prometió, desde el 5 de diciembre se eliminaron las fotomultas y fueron sustituidas por las fotocívicas, un esquema de sanción con trabajo comunitario que promueve la igualdad y la educación vial. Mediante la puesta en marcha de un portal digital para su implementación, los ciudadanos tienen la posibilidad de consultar sus puntos, conocer los detalles de sus infracciones, de sus amonestaciones, realizar cursos en línea y agendar sus citas. 

Se trabaja para cancelar los contratos de concesión que privatizaban el espacio público sin beneficios para la ciudad. En este sentido, garantizamos la no privatización de los deportivos y parques, y revisamos en el marco de la ley, los contratos recientes de privatización. 

Cancelamos los contratos de concesión de los Centros de Transferencia Modal (CETRAM), en particular el de 1917, en Iztapalapa, donde había graves incumplimientos. Ahora, en vez de un centro comercial, el lugar albergará una preparatoria pública y un museo que será administrado por la Secretaría de Cultura. 

Pusimos término a la privatización de los deportivos y reintegramos la administración de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhuca a la Alcaldía de Iztacalco. Ello permitirá el disfrute de los habitantes de esa demarcación sin eliminar las actividades que se realizan en ese espacio por parte del Instituto del Deporte de la Ciudad de México.

Democracia participativa y rendición de cuentas 

Confirmamos la intención de realizar una consulta pública para someter la revocación de mandato de la Jefa de Gobierno en las elecciones intermedias. 

Con la firme convicción de que un buen ejercicio de gobierno se caracteriza por construirse de la mano con la ciudadanía, trabajamos para poner a disposición de las personas herramientas que las empoderen y les permitan tener una participación activa en las decisiones de gobierno. Se puso en marcha la plataforma de participación digital de la ciudad: Plaza Pública, cuya consulta inaugural fue la discusión del Programa de Gobierno 2019-2020. Desde su creación, los ciudadanos han participado en la Comisión de Reconstrucción; han participado en el proceso de selección del Comisionado de Búsqueda para las personas No-Localizadas; y han dado su retroalimentación puntual sobre la limpieza en el Centro Histórico.

Asimismo, en un ejercicio innovador y velando en todo momento por la expansión de los derechos de los habitantes de la Ciudad de México ─sobre todo aquellos que viven en una situación de mayor vulnerabilidad─, se garantizó que los pueblos originarios sean escuchados en las decisiones públicas que les incumben. Por primera vez en la historia, se hizo una consulta a un pueblo originario, San Miguel Topilejo en Tlalpan, para que otorgara su consentimiento en la construcción de un Hospital General. 

Eliminamos la persecución política y la violencia hacia quien tenga posiciones contrarias de quien gobierna.

Suprimimos la utilización de la fuerza policial para reprimir al pueblo. 

En cumplimiento de las demandas del movimiento estudiantil de 1968, desaparecimos el Cuerpo de Granaderos, para conformar dos nuevas unidades: el Comando de Operaciones Especiales con 3 mil 102 elementos y la Unidad Táctica de Apoyo y Auxilio a la Ciudadanía con 2 mil 179. 

Garantizamos la libertad de expresión y reunión. Se ha restablecido la democracia y la libertad de expresión, sin ningún tipo de persecución política o violencia al que tenga posiciones contrarias de quien gobierna. 

Conscientes de que gobernar no tiene sentido si no existe un contacto entre el gobierno y la población, hoy cualquier persona puede acercarse de manera directa y personal para que sus demandas sean atendidas. A la fecha, se han realizado 220 reuniones de atención personalizada las cuales sostiene la Jefa de Gobierno cada semana. 

El Punto de Partida

La política es un instrumento de transformación cuando es usada por mujeres y hombres comprometidos con la justicia. Desafortunadamente, para millones de personas habitantes de la Ciudad de México en los últimos años, fue usado para el beneficio de unos pocos. 

En diciembre 2018 recibimos una Ciudad con un sentimiento de abandono, de inseguridad y con una percepción generalizada de incapacidad del gobierno para enfrentar los problemas. La relación ciudadano-gobierno se limitaba al cumplimiento de trámites administrativos con criterios obsoletos lejanos de las mejores prácticas asociadas a los nuevos instrumentos tecnológicos. 

En el discurso se hacía referencia a criterios modernos de actuación, como el presupuesto basado en resultados, sólo como marco referencial ornamental, persistía un aparato de gobierno orientado por prácticas inerciales, en una anomalía cíclica de repetición de acciones en espera de resultados diferentes.

Dos indicadores demuestran la falta de efectividad de la acción de gobierno: los resultados de la política social y de las políticas públicas de seguridad. En ambas los resultados corrieron en sentido contrario al deseado.  El número de personas en condición de pobreza aumentó en la Ciudad de México, de representar 27.6 por ciento en el año 2016, para el año 2018 este porcentaje había aumentado a 30.6 por ciento. En los últimos 3 años del sexenio anterior el crecimiento de la incidencia delictiva en la Ciudad de México fue una constante, para el periodo enero a julio 2017 se registró 12.8 por ciento de crecimiento respecto a 2016 y 17.9 por ciento en 2018 respecto a 2017. En particular el homicidio doloso creció 21.5 por ciento en el año 2017 respecto a 2016 y 34.3 por ciento en 2018 respecto al mismo periodo de 2017.

No solo fue estancamiento, fue un retroceso, pérdida de esperanza y expectativas de progreso. Desgaste de certidumbre en el futuro y de la confianza en las instituciones, así como de reforzamiento del modelo urbano de marginación.  El resultado, una Ciudad marcada por desigualdades sociales y dinámicas territoriales excluyentes, es una realidad reveladora del fracaso de políticas públicas orientadas al mantenimiento de clientelas electorales. 

El deterioro en los indicadores estuvo asociado a un modelo de gestión erróneo en campos esenciales de las políticas públicas. Los resultados en la política de seguridad pública y en política social son un ejemplo. Es evidente que las transferencias, bienes y servicios de la política social no llegaron a quienes más los necesitan, propiciando el aumento de la precariedad y la pobreza; en tanto las acciones en materia de seguridad pública tuvieron el efecto de multiplicar la percepción de impunidad y descalificación de los cuerpos de seguridad y procuración de justicia.

En el campo de la calidad del medio ambiente la Ciudad vivió los episodios más agudos de baja calidad del aire y la desforestación urbana fue una constante ante el empuje de los proyectos inmobiliarios; la política de protección al medio ambiente nunca consideró alertar, al menos, sobre el deterioro del hábitat del oriente del Valle de México, provocado por la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco,  los efectos sobre la calidad del aire de la Ciudad y el futuro de la recarga de los acuíferos del Valle de México. 

El deterioro de la movilidad colocó a la Ciudad de México como la urbe con la mayor congestión vehicular, donde los habitantes deben destinar hasta una hora adicional para llegar a su destino en las horas de mayor demanda.

Seguridad, Medio Ambiente y movilidad son algunos de los retos a enfrentar en una realidad de intercambio cotidiano de más de 13 millones de personas en el espacio conurbado. Siendo un fenómeno condicionante de la efectividad o no de políticas públicas, la referencia a la conurbación sólo fue un recurso retórico, divorciado de acciones concretas en materia de coordinación, concertación o concurrencia, para articular las decisiones de gobierno en beneficio de la población de la Zona Metropolitana del Valle de México. No se avistó que los esfuerzos dentro de los límites del territorio de la Ciudad de México son menguados y muchas veces anulados por la presión desde los municipios colindantes.

Nuestra visión y estrategia

El 5 de diciembre recuperamos para la política su vocación natural de servicio público, de colocar los recursos públicos al servicio de las personas. Pusimos fin a una era de política clientelar, para dar lugar a un esfuerzo sostenido de ampliación de los derechos sociales.

Asumimos el compromiso con todos los habitantes de nuestra Ciudad de trabajar para disminuir la desigualdad y construir oportunidades para el despliegue del talento social e individual hacia el desarrollo de todas y todos.

Innovación y derechos son los grandes distintivos de nuestra gestión, con esta base y orientación, durante estos primeros nueve meses de gestión, iniciamos la transformación de la desigualdad en posibilidades de desarrollo, nuestra fórmula y nuestro compromiso: ser un gobierno honrado, democrático y abierto.

Definimos, con la participación de la sociedad, tanto en un proceso amplio de consulta pública, como en un intenso diálogo en barrios y colonias durante la campaña, un programa de gobierno, con el cual delimitamos los objetivos a conseguir en seis años y las estrategias con las acciones a realizar para hacerlos realidad.

Los compromisos asumidos y las acciones a realizar para transformar nuestra Ciudad los organizamos en seis ejes con líneas de comunicación transversales: 

  1. Igualdad de Derechos; 
  2. Ciudad Sustentable; 
  3. Más y Mejor Movilidad; 
  4. Ciudad de México, Capital Cultural de América; 
  5. Cero Agresión y Mayor Seguridad; y 
  6. Ciencia, Innovación y Transparencia.

Han sido meses fructíferos, es satisfactorio informar cómo los impuestos de los contribuyentes están siendo bien administrados. 

Es de destacar dos indicadores de que estamos en el rumbo correcto, de que el conjunto de acciones que hemos emprendido en las 6 vertientes en que ordenamos nuestra gestión están siendo identificadas por los ciudadanos de manera positiva. 

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana de junio del 2018, sólo 10.2 por ciento de los habitantes de la Ciudad de México consideraba a su gobierno muy o algo afectivo para resolver los problemas de la ciudad; un año después y a 7 meses de haber iniciado este gobierno, esta percepción subió 13 puntos, es decir el 23.2 por ciento de los ciudadanos tiene una percepción de efectividad del trabajo que estamos impulsando. Es una buena señal y a la vez un reto para progresivamente cumplir con los compromisos adquiridos.

Esta mejora en la percepción de la gente es reforzada con un indicador donde observamos, desde una perspectiva estacional, la disminución en el ritmo de crecimiento de la incidencia delictiva en la Ciudad de México, para el periodo enero julio de 2018 el crecimiento de la incidencia delictiva respecto al mismo periodo del año anterior fue del 17.9 por ciento, para el mismo periodo de 2019 el crecimiento fue del 5.9 por ciento. Esto no es suficiente, estamos trabajando para frenar el crecimiento y entrar en una fase de reducción de la incidencia delictiva y mayor seguridad. El gobierno de la Ciudad de México está trabajando con un conjunto de acciones orientado a la generación de valor público, el acceso a los derechos sociales de las personas como premisa de un entorno seguro y en paz. 

Estamos avanzando hacia la construcción de una ciudad incluyente, dinámica y sostenible, con una política de bienestar basada en el acceso efectivo a los derechos sociales de las personas. Reconocemos el bienestar como eje articulador de nuestra política social y de la regeneración de la armonía comunitaria.

Nuestra estrategia consiste en hacer cambios de fondo en la manera cómo funciona el sistema de impartición de justicia para acabar con la corrupción, para atender las causas de la inseguridad, mejorar el desarrollo de la policía y su atención para la ciudadanía, fortalecer las labores de inteligencia y justicia, mejorar la coordinación de acciones entre las instituciones y fortalecer el marco legal. La estrategia de seguridad ciudadana y de procuración de justicia en este gobierno, está sustentada en 5 ejes de acción:

  1. Atención de las causas y prevención del delito. 
  2. Mayor presencia policiaca. 
  3. Inteligencia y justicia. 
  4. Coordinación interinstitucional y ciudadana. 
  5. Modificaciones al marco legal.