Introducción

Hacer de la Ciudad de México un lugar de derechos es uno de los ejes de nuestro proyecto, porque garantizar los derechos fundamentales de las personas resulta clave para disminuir las brechas sociales y lograr las aspiraciones de mejora a la calidad de vida de las actuales y futuras generaciones. Garantizar los derechos de las personas es atender las causas del deterior social y de la inseguridad.

Vamos a cerrar las brechas, a eliminar los obstáculos de la inequidad, invirtiendo en derechos. Estamos fortaleciendo el derecho a la educación, el derecho a la salud, el derecho al deporte, el derecho a la vivienda, los derechos de las mujeres, el derecho a la igualdad y a la inclusión; y, los derechos de los pueblos originarios y las poblaciones indígenas residentes.  

A partir del 5 de diciembre de 2018, el Gobierno de la Ciudad asumió una política social que da atención prioritaria a las personas, grupos y comunidades que hoy se encuentran en situación de vulnerabilidad o injusticia social. Nos hemos comprometido a avanzar hacia la construcción de una ciudad incluyente, dinámica y sostenible, con una política de bienestar basada en el acceso efectivo a los derechos sociales de las personas. Reconocemos el bienestar como eje articulador de nuestra política social y de la regeneración de la armonía comunitaria.

El objetivo de este gobierno es garantizar el acceso de las personas a sus derechos, atendiendo sus necesidades en las distintas etapas del ciclo de vida y con acciones redistributivas en el territorio: más oportunidades de desarrollo en colonias con mayor marginación social. El derecho a la igualdad e inclusión requiere de un piso parejo de oportunidades para que todas las personas tengan las mismas opciones para decidir la vida que quieren vivir. 

Brindamos acciones que fomentan el desarrollo integral de las y los habitantes de la Ciudad de México

El Gobierno de la Ciudad atiende al mandato constitucional de garantizar de manera progresiva los derechos de todos y, en especial, de aquellas personas, grupos o comunidades que, por cuestiones de género, etnicidad, edad, orientación sexual, territorio o cualquier otro factor, se encuentren en situación de vulnerabilidad, exclusión o injusticia. 

Estamos fortaleciendo el derecho a la igualdad y la inclusión a través de un Sistema de Protección Social para las niñas, niños y adolescentes en su cuidado y educación; así como para las mujeres en su autonomía económica, física y política; los jóvenes construyendo un futuro libre de violencia; las personas con alguna discapacidad; los migrantes, personas en situación de calle o privadas de la libertad con su integración social; las personas LGBTTTIQA en la garantía y promoción de sus derechos; y, para los pueblos y barrios originarios y poblaciones indígenas residentes, promover su dignificación y reconocimiento como sujetos colectivos de derecho. 

Nuestras políticas y acciones están dirigidas a ampliar el acceso a una educación de calidad, una salud universal, una cultura para todos, espacios públicos seguros, una política de vivienda incluyente, una participación ciudadana activa y la protección de los derechos humanos.