Nuevo Modelo Integral de Adquisiciones

Los mecanismos para hacer compras públicas es un tema que ha recibido la mayor atención en este primer año de gestión. En administraciones anteriores los procesos de adquisiciones gubernamentales se realizaban mediante procedimientos opacos, propensos a la corrupción y que terminaban por proveer a la ciudad de servicios deficientes y muy costosos. 

Con miras a cambiar radicalmente esta situación, el actual Gobierno de la Ciudad desarrolló un modelo integral de adquisiciones, el cual ha contado con el apoyo y acompañamiento de instituciones internacionales, como el Banco Interamericano de Desarrollo. 

Esta nueva estrategia de compras públicas para la Ciudad de México se centra en cuatro ejes: 

  1. Adopción de herramientas tecnológicas que permitan reducir costos administrativos y cerrar espacios de corrupción.

El Gobierno de la Ciudad inició la implementación de un sistema electrónico de compras públicas que permite transparentar y gestionar las decisiones de compra de inicio a fin. En este primer año, en colaboración con la Agencia Digital de Innovación Pública, se desarrolló el Tianguis Digital, un instrumento que pretende expandir sus funcionalidades en los próximos años para convertirse en el sistema que asegure la integridad del nuevo modelo de contrataciones públicas.

  1. Cambios normativos que garantizan apertura y mayor competencia.

En agosto, reformamos la Circular Uno que rige los procedimientos administrativos. Gracias a ello, actualmente cada compra pública cuenta con estudios de mercado, da tiempo suficiente para que todos los interesados puedan presentar sus propuestas y, por consiguiente, permite elegir entre un número mayor de proveedores. 

Esta medida va de la mano con un registro más ágil de proveedores a través del Tianguis Digital. En unos cuantos meses contamos ya con un padrón de 5,350 registrados, es decir, 220% más que en diciembre pasado.

  1. Profesionalización de compradores de la ciudad. 

En coordinación con la Escuela de Administración Pública, la Contraloría General y el CIDE, en junio inició la primera capacitación en buenas prácticas de contratación, para 90 responsables de decisiones de compra de 71 entidades públicas de la ciudad. 

  1. Monitoreo y más información disponible. 

Se realiza un monitoreo permanente de las contrataciones públicas, y se incrementa la adopción de buenas prácticas en la materia. Entre las acciones que se han emprendido, destaca el ejercicio de una mejor planeación de las compras, que garantiza procedimientos más eficientes, transparentes y competitivos. Prueba de lo anterior se encuentra en la reducción, de un 30% mensual, de las compras por adjudicación directa. En contraste con la administración pasada, 2018, donde 70% del total de las adquisiciones públicas se realizaron por adjudicación directa.

A partir del nuevo modelo de compras se han generado importantes ahorros. En comparación con el año pasado, éstos provienen principalmente de contratos consolidados. Entre los ejemplos más notables, se puede mencionar la contratación de seguros de todo tipo para el Gobierno de la Ciudad, como los seguros de automóviles que pertenecen a las entidades y dependencias metropolitanas, el seguro de vida institucional, el retiro colectivo y el seguro de accidentes personales escolares. Conservando sus coberturas anteriores, se consiguieron precios menores a los estipulados en 2018, obteniendo como resultado un ahorro de 300 millones de pesos. Se logró la adquisición de las computadoras para los PILARES a un precio unitario 31% menor respecto a 2018, lo cual se tradujo en un ahorro de más de 5 mil 500 pesos por cada una con características técnicas similares a las compradas con anterioridad y con un ahorro total de más de 40 millones de pesos. 

En la contratación del servicio consolidado de fotocopiado, los precios disminuyeron 43% en blanco y negro y 45.9% a color, obteniendo un ahorro de 128 millones por los tres años que tendrá vigencia el contrato.

Se adquirieron 93 camionetas para el Programa Prioritario de Atención a Fugas (SACMEX) 2019, en el que se logró un ahorro de 21 millones de pesos, lo que representa un ahorro del 26% del gasto originalmente previsto para este proyecto.

Los ahorros conseguidos con el nuevo modelo de compras han permitido ampliar la inversión en áreas prioritarias: transporte público, mejoramiento de vivienda, construcción de nuevos planteles de educación superior y apoyos para la compra de útiles y uniformes escolares. Con ellos, se creó el programa Mejor Escuela y nos hemos convertido en la administración con el mayor presupuesto de la historia de la ciudad para mejorar la infraestructura de agua y drenaje.